sábado, 29 de abril de 2017

Möbius

















Clasificar como "hater" a una persona es cosificar, reducir sus argumentos o, incluso, su posición crítica. Es un calificativo que en muchas ocasiones, proviene de gente que prefiere salvaguardarse ante la opinión pública (por lo que se pueda perder) y mantener, indirectamente, el statu quo establecido. Una actitud timorata y reaccionaria, tan agresiva como el compromiso crítico que determine a otra persona.
Ya se sabe que el silencio, esa mayoría silenciosa, es capaz de ofender más que una ofensa tácita.
Por eso el mundo rebosa tanto de alabanzas como de críticas, de pasiones amorosas y odiosas. Faltándonos algunas de ellas no se terminarían de entender las otras.
Publicar un comentario