sábado, 30 de noviembre de 2019

Pasajero

Antonio D. Resurrección. "Bandera Bianca #2". 50 x 50 cm. 2012




























“You're in the water
I'm standing on the shore
Still thinking that I hear your voice…”

“… I took your picture from the frame
And now you're nothing like you seem
Your shadow fell like last night's rain…”.

How to disappear completely. La imagen sobre la pared termina por desvanecerse, integrarse en su superficie. El tiempo ha ido desaturando su cromatismo, rebajando la viveza de lo que otrora fuera un orgulloso ejemplo de estética y declaración de principios, la brillantez altanera de una relación juvenil con el entorno.
Y después de todo un proceso de estar-en-el-mundo, la quietud, el descanso de la imparable acumulación, di-solución en lo etéreo, la volatilidad de las impresiones quedarán incluidas en la dermis del paramento, como testimonio secreto de experiencia vital, ciertamente hipnagógica.
Ya no más exposiciones a la intemperie perceptiva ni defensas de principios. La desaparición, que no la muerte, a modo de Pax romana, latente en la retina y también, necesaria asunción, en la parte trasera del corazón.
La imagen. Aquella imagen, la imagen de aquella imagen. El recuerdo. Fade to grey.

martes, 26 de noviembre de 2019

Distorsión

David Lynch. “Mulholland Drive”. 2002















“Head-on collision If it still has bones it shall move forward (which is different to progress)”.
«El conocimiento es más una conversación que una representación de la realidad». Richard Rorty.

Los sucesos se acumulan en un presunto almacén deslavazado, el amontonamiento de facetas y detalles de un historial, en muchos casos, prescindible pero difícilmente ignorable.
La opción de que toda esa información, todos esos hechos queden a la deriva en un mar estancado por decenas de imágenes fragmentadas, deformadas a causa del efecto del tiempo y de la memoria pero, también, por la espiral de reinterpretaciones ventajistas, no hace sino acrecentar el convencimiento de que nunca ha existido (desde afuera) una voluntad de liderar faros luminosos de virtud, de que las espurias pretensiones de quienes se dejan arrastrar por la corriente de la inercia enajenada carecen de objetivos, más allá de la supervivencia en la era del súper consumo y de la proximidad calculada. Las alas de una máscara que termina por desprenderse con el paso del tiempo (escultor de verosimilitud) y el abuso de interpretación, la auto-justificación, el disimulo.

Reinventar la realidad nunca supuso un grado mayor de cinismo y desapego hacia la tierra, la superficie de las cosas, el volumen de la construcción de lo edificante. Y ni los flashes nocturnos, ni la saturación de sonido, ni el abandono en brazos coyunturales, prescindibles, insustanciales marionetas, ni la inmersión en las aguas de lo anestesiante o la química menos fisiológica podrán mitigar lo que es un grito silencioso a voces. Las que son imposibles de amedrentar en la densidad de la noche. Esas mismas que velan porque la penitencia sea proporcional a las infracciones cometidas, más allá de divinidades castigadoras, más acá de la propia identidad escrutadora.

Tan lejos de la fábula o el refugio provisorio oportunista en colectivos que deniegan hacer causa común de los desvaríos ni las imprudencias particulares. El desatino nunca tendrá legitimidad. La realidad se impone palmaria, como una luz plena, omnímoda, cegadora, que impedirá disimular las cicatrices, la ropa ajada, los objetos destrozados, los cristales rotos, las arrugas ganadas a golpe de mentira y mezquindad.

Los restos de una batalla que sucede en el único lugar en el que no se puede eludir: en el interior de la mente. El testimonio de la evidencia. Cristalina.

domingo, 24 de noviembre de 2019

Somos la connivencia

















“Nos resistimos a traicionar nuestros principios”
“Nos resistimos al todo vale”
“Nos resistimos a dejar de nadar contracorriente”
“Nos resistimos a hacer lo que sea para vender más”
“No vamos a cambiar el mundo, pero el mundo no nos va a cambiar a nosotros".

Anuncios publicitarios supuestamente empoderadores, tan vacuos y absurdos como el septum en la nariz, que cierran vendiéndote una cerveza, un contrato eléctrico o un coche, dinamitando de paso, aquellas nobles ideas que manosean con inefable desfachatez. Una forma descarada post-capitalista de neutralizar cualquier opción de trascendencia y reacción ideológica.

sábado, 23 de noviembre de 2019

Nigro-mante

Krzysztof Kieślowski. “La double vie de Véronique”. 1991

















“But the house, the house is dark
I care, but very little
What happens to the heart”.

Mitología de la oscuridad, como un plástico contaminante que asfixia la alternativa de oxigenación, de airear la podredumbre de los actos y los pensamientos más deletéreos.
Aquella trivialización de lo ominoso que adhesiona las limitaciones infantiles del temor al rumor vital, al vivir. Pánico escénico. Politoxicomanía.

jueves, 21 de noviembre de 2019

Autorreferencialidad

Morton Subotnick, Lillevan & Alec Empire. LEV Festival. Madrid. Octubre 2019
El ensimismamiento, bien proporcionado en el tiempo e intensidad, resulta el perfecto salvoconducto que permite la expansión hacia infinitas posibilidades de relación. Una energía tautológica, mántrica, de inevitable fuerza centrífuga. La lógica interna como motor de cambio, atracción.

domingo, 17 de noviembre de 2019

Caja de espíritus



































Antonio D. Resurrección. La caja del diablo. Comunicación audiovisual. Los Rosarios. “Caja de espíritus“. Fun Club R. 2019

Pleno de ventura y vanidad al haber contribuido en la creación de este excelente trabajo de mis queridísimos sevillanos Los Rosarios. La resistencia inmarcesible del rock alternativo en la Andalucía refulgencia, prescindente del “eterno” pasado. El silencioso alarido que trasciende el tópico. Renuencia escrita con sangre. Aullido y dolor.

viernes, 15 de noviembre de 2019

ADR Dj. Set. 15.11.19

La caja del diablo. Comunicación audiovisual. 2019














"And I somehow slowly love you
And wanna keep you this way
Well, I somehow slowly know you
And wanna keep you away, away".

jueves, 14 de noviembre de 2019

Der Himmel über Berlin

Berlín. 1989
























“If you think nothing is yours
And if I think everything belongs to me
How wrong I'll be, none of us have anything”.

Y de los muros surgen los sueños, lo predecible como anhelo y fuerza centrifugadora de la voluntad. Se trata de la perpetua energía retroalimentada entre contrarios, una contienda que mantiene el pulso vívido de lo vital. Eternos planeadores chagallianos sin desaliento que desconocen la probabilidad del límite y la intransigencia. A unas fronteras derribadas les sucederán otros obstáculos no menos sutiles, también la generación de savia nueva que nos regale la posibilidad del cambio. Ilusión pragmática.

domingo, 10 de noviembre de 2019

Desliz

Chromatics. 2019














































Al no "leer", al no detenerse y dedicar el tiempo adecuado a la interpretación y traducción de los elementos, la comprensión se queda en la superficie de un cristal fractal de cristales, fragmentos superpuestos de un entramado vítreo de mil trozos, y en esa aprehensión superficial, permanece reflejada la dimensión de las frágiles, nimias identidades. El reflejo de lo que se es. Mensajes que rebotan en las facetas de la misma representación, un perfil tristemente semejante. Like, Superlike, Hiperlink... El vacío, más humano que tecno-lógico, vacío. “You really have to display information to discover relativity".

domingo, 3 de noviembre de 2019

A woman under the influence

Seamus Murphy. “A Dog Called Money”. In-Edit Fest. 2019
















“All my words get swallowed
In the rear view glass
A face pock-marked and hollow
He's saying dollar dollar
I can't look through or past
A face saying dollar dollar
A face pock-marked and hollow
Staring from the glass”.

La mano que controla el instrumento es la misma mano que contribuye a que la interpretación del mundo no se ajuste a una sola dimensión. Quizás se trate de la ambiciosa concepción de arte total, adaptada a las, ciertamente, imperiosas necesidades contemporáneas. El artista, el ciudadano. El valor ético del compromiso, una piedra preciosa que suele causar suspicacia cuando no, desinterés. La coherencia no vende porque “no se vende”.

Es cuando la producción artística trasciende sus constreñidos márgenes, asumiendo las limitaciones de su lenguaje (no pocas) como método efectivo subsanador. Ni tan siquiera mucha de la política pragmática es capaz de alcanzar esa imagen de lo posible. El carácter ejemplarizante de figuras, tristemente aisladas, afortunadamente coherentes, que dotan a su discurso de una magnitud política global sin menoscabo de su talante y talento estético. No se trata de una suerte de condescendencia occidental hacia lo desfavorecido sino más bien de ese ser-en-el-mundo o arte en el mundo. La relevancia de la dignidad emociona. Rompiendo el cristal.

jueves, 31 de octubre de 2019

Weltanschauung

Jim Jarmusch. “The Dead Don't Die”. 2019

















“The world is perfect, appreciate the details”.

lunes, 28 de octubre de 2019

Duermevela

Claire Fontaine. "Capitalism Kills Love". 2017
















“And if we rise my love
Before the daylight comes
A thousand galleon ships will sail
Ghostly around the morning sun”.

El retorno de lo inesperado, como una vuelta a la inocencia blanca de unas cortinas lavadas, jaleadas por la brisa marina. Lazuli, la casa de la playa, Beach House, un pequeño cuarto en el que la pareja entrelazada habla sobre lo contingente y se pregunta por los efectos de cierto malestar físico, embarazoso, Il deserto rosso, un síntoma agridulce proyectado al futuro.

Desde la distancia, la posibilidad de una re-conexión, porque los vínculos que otrora se crearon, son indisolubles a efectos extrasensoriales. I put a spell on you. Speak & spell, spellbound. Organizar la información, esquemas y requisitos, fotogramas de una ilusión largamente esperada. El run run de un cerebro que no cesa de reflexionar, re-capitular. Las capitulaciones de Santa Fe. Piononos. Nueve, nono, nonato. Ninety-six teardrops.

Al calor de lo reconocido y la proximidad de la carne, haciendo cucharita, el humor del rumor de lo que se había perdido en el tiempo y regresaba onírico, macerado por el poso de la extraordinaria afinidad. Lo que no se tendría que haber extraviado jamás. Rayuela. Los amores difíciles. Unvollstaendigkeit. Donde hubo fuego, heridas quedan.

Un paseo por la orilla otoñal, de pies descalzos y jerseys de punto. La fina arena anestesia el recorrido, en vísperas de ligeras desconfianzas y resquemores, en el abrigo de la cercanía congelada en el tiempo. El viento, el aire gaditano que arremolina el pelo y acrecienta la penetrante mirada ojos de miel. Su boca, la boca junior. I love my baby and my baby loves me…

Cantos en una mano cerrada, Rolling stones, one plus one, la otra abierta, siempre a la espera expectante, reminiscencias de un pasado brillante y la oportunidad de reversión de la distancia, como de ensueño, como cuando fuimos grandes y jubilosos. Porque lo fuimos. Death of a ladies' man.
Las sonrisas de un día nublado, de filtros habilitados para el contraste. Heaven up here. Un recuerdo viste con colores inapropiados. El cromatismo trastocado y las gaviotas en vuelo rasante sobre la arena mojada.

Las algas depositadas en la orilla, acumulaciones de un oleaje vitalista, To bring you my love, down by the water, el poso de la historia en una perspectiva en fuga infinita. L'Amour en fuite. Aquilatados flashes Antoine Duanel. Abordaje del litoral mediterráneo, la sombra alargada de una canción de Los planetas o la cenicienta elegía de Curtis.

El sempiterno bucle en la ola, de aquel verano del amor, Alone again or. Apasionados y amorosos baños entrelazados de espuma blanca marina. La credibilidad en la certeza de las palabras y las cosas, la bondad personificada. Trust in me. Cabernet Sauvignon al sol inmarcesible, testigo de plein bonheur.
No hay nada más valioso que el amor, el verdadero amor. Anna Karina y Jean-Luc. El fatuo momento del esplendor de esplendores. To the sun, to the sun! Here "came" the ocean, and the waves down by the shore…

Sueño de una ilusión que acaricia la esperanza en un futuro más luminoso. Unas nubes agrisadas encuadrando la marítima, rompiendo la armonía colorida del estado de las cosas. Cachorro plateado 4901 BCG, aparcado entre las dunas de la vieja Bolonia, matrimonios y barbadillos, el insobornable sol andaluz. La transfiguración. Siempre la opción de una tercera, de una cuarta temporada. L'attirance

Y hablando se acaba con el desencuentro, como un viejo coche que no termina de arrancar hasta que hace propósito de enmienda. El retorno de lo factible, el sabor salado de un anhelo, del eterno placer. Al enfriamiento de una temperatura ambiente que propicia el soñar con lo soñado, Ulises y un maltrecho Leopold Bloom, ahíto de afrentas, en el lecho fusor del testimonio, la corriente 348 sobre stickers fantasiosos. Un ventanuco en el baño al rugir de las aeronaves Newbery. Hear me sing: "Swim to me, swim to me, let me enfold you. "Here I am. Here I am, waiting to hold you".

El paradigma de la vida misma, monólogos que beben de sí mismos. En la encrucijada de encrucijadas: Penélope, Ulises, Stephen Dedalus o el egoísmo descarriado de Molly. La cinta sentimental de Moebius.
¿Cuántas muertes, cuántas pérdidas, cuántos? Galerada de espectros en permanente ghosting. El síndrome de Morton. Llega el amanecer, sobre esta orilla. Alles wieder offen.

domingo, 27 de octubre de 2019

Amore Amaro

Alessandro Cortini. LEV Festival. Madrid. Octubre 2019



















... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …

“You're insignificant
A small piece, an ism
No more no less”
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …

Los detalles son como los rumores, porciones de verdad que sirven para encarar un discurso, valorar identidades, bosquejos de perfiles. Si en el fragmento está la verdad, como decía Brecht visionariamente, entonces el análisis de las fracciones podría contemplarse como la parte por el todo en las sociedades contemporáneas.
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …

A fuerza de velocidad y asimilación inmediata, nuestra capacidad hermenéutica se ve abocada a cierta agilidad mental, mermada por las circunstancias espacio temporales. Leve como una pluma, ligera ligereza conceptual, aprehendedora.
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …

El detalle o la suma de detalles desarrolla en nosotros la posibilidad de comprender al otro, de aproximar la naturaleza del amor a la dimensión del conocimiento, de entremezclar intuiciones, pulsiones, sensaciones con el análisis certero de la inteligencia y la experiencia. Un vórtice que atesora lo mejor (posible) de ambos universos en un mundo hostil, adverso.
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …

“Una mujer libre es justo lo contrario de una mujer fácil”. Simone de Beauvoir.
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …

Y de la materia informe de lo desconocido, de la captación de la apariencia, de lo levemente re-conocible, cabe esperar el surgimiento de la chispa, activación del complejo y exigente mecanismo del idilio, la atracción. Más allá del conservadurismo hedónico que revelaba Fisher (Le fantôme de la liberté), los efectos que produce trastocar libertad con “facilidad”, la posibilidad remota de construcción de belleza, alejada de los cánones idealizados de consumo procastinador, la fascinación por la autenticidad de lo inequívocamente ético, el inaudito testimonio de lo excepcional. Belleza robada, insumisa, arrebatadora.
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …
... … … … … … … … … …

viernes, 25 de octubre de 2019

Fantasía

Andréi Tarkovski. Nostalghia. 1983





















Abocados a meras aproximaciones a la realidad, a vacuas contingencias sentimentales, a provisionales modos de empatía conceptual, a caprichosas elecciones generales que determinan los días, las semanas, la ruta vital. Como libros que se dejan a la mitad, como películas que se visualizan entrecortadas por el imperioso deseo del sueño. Un sueño que se erige en el paradigma de la sociedad post-capitalista pero un sueño alejado de cualquier alternativa de verosimilitud. Coitus interruptus.
Porque si una experiencia pertenece a la vida y esa totalidad está presente en ella misma, la experiencia actual hace aguas por todos lados, una bolsa mil veces agujereada, efecto de la incomprensión, la estulticia, el poco espacio entregado a la reflexión y la serenidad.
La fantasía es dueña y señora de casi todos los actos y, dentro de esta fantasía, una cohorte de fantasmas espectrales que fantasean con la posibilidad del placer inmediato, milisegundos de gozo, short cuts de algo aproximado a un momento de aciaga felicidad, que traen consigo una serie de efectos colaterales destructores de cualquier opción sublime, de trascendencia de lo cotidiano en algo dolorosamente bello.
La pérdida de los sentidos en el sinsentido, las consecuencias de fantasear con fantasmas. Un mundo inmaterial vacío de consistencia, como epígono de un sistema materialista. Placer mojado, sin pulsaciones, sin temperatura, sin pálpito carnal. La recompensa de los despojos: prístina basura. Espeluznante y lacerante. Do ut des.

miércoles, 23 de octubre de 2019

Helter Skelter

Jean-Luc Godard. “Week-end”. 1967














“If there's been a way to build it,
There'll be a way to destroy it,
Things are not all that out of control”.

Sobrevolando los hechos, una suerte de círculo hermenéutico del estado de las cosas (constante que se desplaza en el tiempo), existe más que la sospecha de que muchos de quienes defienden el “diálogo” frente a la violencia (políticos, periodistas, ciudadanos), saben perfectamente que por esa vía, casi nunca se llega a ningún lado. Una forma cínica de mantener el estado de las cosas, de perpetuar los privilegios establecidos pero con coartada bon-democracionista.
De tanto manipular, manosear y sacar ventaja del término, han acabado por romper el juguete, vaciándolo de su verdadero y honesto sentido. Provocando justo, lo que le recriminan al contrario.

lunes, 21 de octubre de 2019

This Inmortal Soul

La caja del diablo. Comunicación audiovisual. Madrid. 2019
















Hay algo dentro de mí que no es que se oponga a envejecer, es que no envejece.

domingo, 20 de octubre de 2019

Ultraje y sedición

La caja del diablo. Comunicación audiovisual. Amsterdam. 2019












“And in the naked light I saw
Ten thousand people, maybe more
People talking without speaking
People hearing without listening
People writing songs that voices never share
No one dared
Disturb the sound of silence”.

El ensimismamiento social, largamente promovido por las estructuras capitalistas, goza de un esplendor inusitado. Es reflejo de una sociedad que se ahoga en su propia necedad.
El mundo está construido de esta manera y asumimos generosamente nuestra incapacidad para cambiarlo. Entonces es mejor, dejarse llevar por la corriente de lo cotidiano, sin plantearse demasiados interrogantes. Una verdadera explosión de luminosidad, de clarividencia. La sedición de una sociedad sedada, anestesiada.

Pero existe una violencia diaria, silenciosa que perpetúa el (injusto) estado de las cosas y de la que parece eximirse de responsabilidad, en su alevosa y premeditada ignorancia, esa sociedad auto-proclamada demócrata.

miércoles, 16 de octubre de 2019

Into the drama

Barbara Kruger. Untitled (Past, Present, Future). Stedelijk Museum. Amsterdam. 2017
















"Oh my, oh my, oh my, oh my
I love my baby and my baby loves me...".

El dolor, la pérdida son como el vértigo, limitaciones de los sentidos, de la sique que sobredimensionan un acto factual. Los sentimientos nos hacen sublimes y categóricamente miserables. Vulnerabilidad e inconsistencia de lo sensible.
Las amargas lágrimas de Petra, lágrimas pétreas de insolvencia, condenadas al ostracismo del recuerdo. Un final abierto de muchos finales rotos en mil pedazos.

martes, 15 de octubre de 2019

Blanco roto

Krzysztof Kieślowski. “Trois couleurs: blanc”. 1994



















«La actitud realmente seria es aquella que interpreta el arte como un medio para lograr algo que quizá sólo se puede alcanzar cuando se abandona el arte». Susan Sontag.

Dar en el blanco: un disparo certero, pleno al centro de gravedad inestable. Inmaculada concepción de lo, presuntamente, prístino, abocada a palmarias dosis de realidad. Cuando caen en barrena los principios, la integridad y hasta la identidad, descensus ad inferos, el embarramiento mental llega a ser más pertinaz e irreversible que la inmundicia física (los pensamientos y las cosas). Podredumbre moral über alles, muy social trend.

Son las inevitables consecuencias de actos deliberadamente sobreactuados, desligados de una teleología coherente. Una promiscua y deletérea negación de la memoria, de lo posible, de lo re-tornable. Aquellos propósitos que nos mueven a hacer lo que hacemos, que nos movieron a hacer lo que hicimos. La liberté était ceci.

viernes, 11 de octubre de 2019

ADR Dj. Set. 11.10.19

La caja del diablo, Comunicación audiovisual. 2019














“In the rain, in the evening I will come again
I'd like to take you;
I'd like to take you to a place I know
My black hearted”.

lunes, 7 de octubre de 2019

Lumínica

La caja del diablo. Comunicación audiovisual. Madrid. 2019
















Habitar el hábito, la rutina que distrae la mente y ejercita el espíritu. El espacio de lo doméstico es el terreno de lo conocido difícilmente reversible, por más imponderables que surjan. Esos accidentes forman parte de las variables que ordenan la escaleta del día a día.

El hogar es el entorno sacrosanto extensión de uno mismo, un apéndice que reverbera tu identidad. Nada de ostentación de bibliotecas, valiosas obras artísticas ni teorías enquistadas en el papel. Las grietas, las imperfecciones, los elementos ajados son parte de uno mismo y los visitantes forman contingentes de una idiosincrasia apenas vulnerada. Cuando el hogar llega a exhalar el humor de lo reconocible, entonces la vivienda se convierte en el espacio que determina tu destino, una relación inevitablemente amorosa de intrincados tentáculos que te impiden ver más allá de lo razonable, lo sensato.

Vine para quedarme. Como en casa no se está en ningún sitio: el abrigo y protección de lo próximo, de lo íntimo, el refugio atomizado. Mi gran amor, mi hogar, testigo de sonrisas y estrepitosos fracasos, de la corriente vital que fluye bajo los pies. Aquí y en la luminosa Hispalis. Al sur, al sur, plena luz sobre las sombras, política de balcones abiertos, defenestraciones, sobre las inextricables contradicciones existenciales, el after punk descolorido, la actitud vulnerada, el hambre de un canijo, el privilegio de un esforzado hombre. Luz, más luz.

miércoles, 2 de octubre de 2019

Los círculos

La caja del diablo. Comunicación audiovisual. Amsterdam. 2019




























“All through the rising sun
All through the circling years
You were the only one
Who could have brought me here”

En aquel sonido del silencio, asunción (de nuevo) no exteriorizada, habitan esos círculos invisibles que determinan, con extraordinaria exactitud y organización, las fronteras más infranqueables, aquellas que quedan alojadas en el alma del individuo, de los grupos sociales, haciendo causa común de sus propios desatinos.

Un inmovilismo que, sin contar con el refrendo del carácter asambleario, es capaz de consensuar, de manera unánime, el guión no escrito. El famoso relato, blindado de suspicacia y querencia por la tradición-traición, la rutina menos dúctil.
Comme une vague, à l'horizon de l'impossibilité. Océano de Solaris a modo de reclamo subyugante, seal my fate, el magnetismo. La Zona de desarrollo próximo que re-forma nuestra conducta. Un trampolín que trasciende la superficie de lo superficial, lo previsible, lo predecible. Planear por encima de los tejados, sobre el cielo azul, face à la mer.

En los brazos de la madre venerada, en los ojos perspicaces de un padre ejemplar. El primogénito pródigo Crusoe a-islado. When I've a beard, And gone quite mad, Then you can come, And take me back, Back home to mother, My lovely mother. Y en las líneas de las manos, aquellos círculos se difuminan en jeroglíficos de piel ajada, señales de un tiempo inmarcesible. La posibilidad de volver a soñar lo soñado, de re-vivir lo vivido, con orgullo, a modo de epifanía sentimental, de convertir lo doloroso en sonrisa o siquiera la esperanza de la ilusión. De nuevo. Lo que fui, lo que soy, lo que puedo ser como ciclos de las mareas. Ese mar gaditano, la sal en la piel. Cierro los ojos.

domingo, 29 de septiembre de 2019

Proxémicas

“De kleine houthakker”. 1989. Leidsebosje. Amsterdam. 2019





















«La única forma de conocer a una persona es amarla sin esperanza». Walter Benjamin.

El espacio. El frío anillo enquistado en el dedo. Un iceberg donde una densa invisibilidad protege la materia oscura inabarcable. En los terrenos de lo omitido, lo no verbalizado, amplio espectro de información nonata, el smog que pone en práctica la imposibilidad, la inviabilidad del re-cordis. Más cerca del pragmatismo filosófico que del derrotismo. Space (I believe in).

La distancia. La venganza de la distancia, ese espacio inconmensurable que determina el olvido. Probable consecuencia de la hiperproducción de estímulos, la saturada recepción de información o el instantáneo feedback empático: efectos paradójicos neutralizadores de los afectos. Acaso la inmediatez acorta los tiempos y tiende a imposibilitar lo trascendente. El extravío de la reflexión. Prudencia que cae en el olvido, amnesia anémica estéril. Soledad, es criatura primorosa que no sabe que es hermosa. Distance equals rate times time.

Ni los espacios ni las distancias son proverbialmente definitorios. Tampoco el tiempo. A pesar de la facilidad en cómo se termina siendo presa de los pasados infortunios, está el individuo y el uso de la razón, el arma demoledora de lo razonable frente al desánimo, el determinismo fatalista, el completo disparate. Senza-te. Como dijera Marcuse, “La razón es subversiva”, e insólita en estos tiempos.

martes, 24 de septiembre de 2019

Verdwijnen

Andrei Tarkovsky. Eye Filmmuseum. Amsterdam. 2019

La casa está ardiendo, se consume en llamas. Los restos de un armazón apolillado, envejecido por el lastre del tiempo mal empleado, ennegrecido por una humedad in-filtrada hasta el corazón de la estructura de la madera.
Se consume en su propia decrepitud. Detritus de una acumulada negligencia perpetuada en el tiempo. Lo que otrora fuera un refugio contra la miseria humana, las paredes de un nido cultural a prueba de ignominia y decepción, lo que se convino en construir con el sabor elemental de los afectos, los buenos afectos, ahora se declara insolvente, el aciago destino de cualquier asociación contractual.

Pero este fuego, llamarada nueva deslumbrante, es un fuego purificador necesario que finiquita la rémora del recuerdo y determina, a pesar del permanente olor a chamusquina en la ropa usada, la posibilidad de una civilización, de una relación factual civilizada que construye su reino sobre los restos de la decadencia, como flores esplendorosas que surgen del compost.

La vivienda se extingue a modo de una gesamtkunstwerk. El vivir habitable, des-habitado queda reducido a polvo sin ángel. Y tan siquiera, por efecto de la perspectiva, en un enfoque Tarkovsky inesperado, se atisba a vislumbrar su reproducción a escala, fuera de encuadre. Esperanza de un germen que garantice la permanencia de la saga, la ilusión de un merecido futuro luminoso, en los avatares de un camino repleto de casuística, a lo Auster, y esforzadas causalidades. Rien ne va plus. Pura belleza vital.

viernes, 20 de septiembre de 2019

Woorden

La caja del diablo. Comunicación audiovisual. Amsterdam. 2019






















“Als niemand
luistert
naar niemand
vallen er doden
in plaats van
woorden”.
Jana Beranová

“Como nadie
escucha
a nadie
hay muertes
en lugar de
palabras”.

Tendría que haber dicho, tendría que haber actuado, tendría que haber pensado...
La vida está repleta de actos fallidos y la solución es evitar que se vuelvan a re-producir. Realimentar, reconvertir una energía nociva en el germen de la posibilidad.
Aceptar la negación como principio vital. Los ejercicios frustrados son la espoleta de unos generosos triunfos.

viernes, 13 de septiembre de 2019

Toxicosmos

Roman Polanski. “Repulsion”. 1965



















“True Love Will Find You in the End”.

El reversible mundo de la toxicidad, una generosa expansión de agentes perniciosos que alcanza abrigo en las (ajenas) zonas acomodadas y confortables de la sensatez, abriendo fisuras de incalculable coste emocional y efectos colaterales mentales. Sin víctima sana, lúcida y estable, la toxicidad se vuelve inocua, masturbatoria. Random Acts of Senseless Violence…

Lo negativo y pernicioso siempre ha gozado de sustanciosas condiciones de ventaja. Frente al difícil ejercicio de la cimentación, edificios edificantes, la populista y subyugante condición del mal. El antídoto, en las antípodas de la superchería esotérica, vendrá generado por la construcción cultural y la iluminación (libre de "iluminados") ilustrada. Como quiera que sea, del lado de la luz o del lado de lo infame, las afinidades electivas hablan sin mediar palabra, evocan el genocidio de los afectos. Culture for life, healthy life.


martes, 10 de septiembre de 2019

Tejedora

Antonio D. Resurrección. “Las telarañas. Rivadavia”. 2007/2019




















La escritura es una música silenciosa que rumia en tu cabeza y da ritmo al corazón.
Writing heartbeats will set us free.

domingo, 8 de septiembre de 2019

Ab-negado

Léos Carax. “Holy Motors”. 2012















«El problema no es que existan películas que no se entiendan: la peste de nuestro tiempo son las películas que se entienden demasiado, que subrayan y se sobreexplican, que matan toda ambigüedad». Jordi Costa.

«¿Qué es un hombre rebelde? Un hombre que dice no». Albert Camus.
«El verdadero héroe es el que se divierte solo». Charles Baudelaire.

Aunque la rebeldía, además de cosa mental, se explique (sin necesidad) mejor como una actitud constante vital, diaria, doméstica, que como una manifestación verbal o artística, bien es cierto que el hecho de explicitar y materializar fórmulas de expresión alternativas amplifican notablemente ante una audiencia, siempre necesaria, las convicciones programáticas del desacato. Do ut des. Un saludable pragmatismo efectivo, independiente. El heroico empeño de la absoluta, insobornable integridad. Vetusta excentricidad.

lunes, 2 de septiembre de 2019

Homeostático

Philippe Garrel. "La jalousie". 2013











































«Robert Walser amaba la vanidad, el fuego del verano y los botines femeninos, las casas iluminadas por el sol y las banderas ondeantes al viento. Pero la vanidad que él amaba nada tenía que ver con la ambición del éxito personal, sino con ese tipo de vanidad que es una tierna exhibición de lo mínimo y de lo fugaz.». Enrique Vila-Matas.

Cuando uno se olvida de sí mismo, de las contingencias y presiones que el orden social pretende imponer y adquiere esa trascendencia tan necesaria para despejar lo accesorio, retener lo verdaderamente valioso, lo verdaderamente hermoso. Como unas manos vacías por las que corre el aire, un libro en blanco sin mácula, una escultura hueca, contenedor desprovisto, un filme velado, fade to white, una composición sonora con un eterno silencio prolongado. Hasta la negación del propio procedimiento da pábulo a un oxigeno liberador de inexplicable relevancia. La tremenda vitalidad del sordo aullido de la libertad de la vida real. Sonrío.

jueves, 29 de agosto de 2019

Amethyst

Low. Caja Mágica. Madrid. 28.08.2019




























«Sentir es tal vez una de las cosas más atemorizantes en esta sociedad». Cecil Taylor.

La liturgia sigue causando efecto, a pesar de los imponderables: el agua, el granizo, los rayos, el viento, el lugar, el sonido a medio gas, la iluminación paradigmáticamente escasa. O quizás, gracias a todos ellos.
El efecto consigue perpetuarse en el tiempo porque los fieles seguidores precisan de volver a escuchar esos antídotos contra el miedo y la desazón pergeñados en Duluth.
La vida se estrecha y acorta en manos de la ignorancia y la insensatez. Mimi y Alan lo saben.
Han fabricado un refugio preparándose para el advenimiento de las siete plagas. Ya las tenemos más cerca de lo que esperábamos, más inmediatas de lo previsto. Han construido un armamento inefable de canciones que desarman al enemigo, abren heridas que no quisiéramos ver y adivinan consecuencias que sólo los más valerosos nos atrevemos a afrontar.
El fin era esto y su final. La necesaria catarsis para mantenerse vivos, para distanciarse del negligente olvido de la cobardía. Nothing but heart.

“It would behoove us all
To remember that all we are is what we love”.

lunes, 26 de agosto de 2019

Así duele un verano











Antonio D. Resurrección. La caja del diablo. Comunicación audiovisual. Migala. "Así duele un verano". Acuarela. 2019

Haber podido diseñar en 1998 “Así duele un verano” supuso en su momento un verdadero privilegio, por lo que de admiración y respeto le tenía a la formación, en especial al talentoso Abel Hernández y al entrañable Diego Yturriaga. Para un joven diseñador aquella experiencia fue epifánica, a pesar de que por aquel entonces ya había realizado bastantes trabajos similares. Sin ir más lejos, el “Pequeñas puertas que se abren y pequeñas puertas que se cierran” de Manta Ray. Pero es que, según mi criterio y el de algunos más, "Así duele un verano" es el mejor disco de la banda y uno de los más importantes de la historia del indie español. Es un hito musical que crece a cada escucha y envejece con una dignidad y frescura pasmosa.

Fue un disco que me marcó por muchos motivos: musicales, laborales, artísticos y sentimentales. El enlace con un ultramar argentino, el primer regalo que le hice a una, casi desconocida, porteña que se convertiría en un gran amor, el revulsivo para adentrarme en el mundo musical, más allá de una simple expectación y el paradigma de que la música alternativa y la cultura de profundidad no estaban reñidos sino ricamente complementados. Algo que ya tenía asimilado pero que aquellos jovenzuelos intelectuales demostraron con enorme entereza.

Cuando se me propuso volver a re-editar “Así duele un verano”, en formato LP, entendí que era una oferta que no podría rechazar. Este encargo suponía cerrar un círculo, un proceso que había quedado a medias, por cuestiones laborales y que me permitiría más cuotas de libertad a la hora de afrontar su imagen estética. Ante la imposibilidad de editarlo con el diseño original, se me abrió la gran oportunidad de re-construir aquella obra maestra, redimensionarla y hacerle crecer más aún, si cabe. A pesar de que the snow won't be the same in the clear of any forest.

Nada hubiera sido posible sin el apoyo, el cariño y la comprensión de Abel Hernández, tozudo y vehemente pensador y el incombustible artífice de eternas causas perdidas, Jesús Llorente. Mi más sincero agradecimiento.

Les emplazo a todos a disfrutar de esta joya musical, recién publicada, que trasciende el tiempo y se aloja en los corazones de alma vibrante y vitalismo taciturno.

Tienda Acuarela. Migala. "Así duele un verano". Acuarela. 2019

domingo, 25 de agosto de 2019

Consagración

La estrella de David. "Cariño". Consagración. 2018

«Cariño, aunque lo nuestro fue fuerte, la vida se abre paso inteligente».

El iconoclasta más verosímil posible de la escena nacional. Sin aspavientos, ni grandes astracanadas. Rechacen imitaciones de música precocinada, ni aspirantes a diletancias vacuas.
La gerontocracia de las cuitas amorosas, el poso de sabiduría sin prisas tecnocráticas ni falsas competiciones abocadas a un fracaso previamente convenido. De contrastes y verdadero espíritu rebelde.
Dando lecciones (sin apenas desearlo) a los cachorros del post-capitalismo, pretendida y pretenciosamente (mira tener algo que ofrecer antes de ejercitar arrogancia de franquicia) alternativos: falsos chonis de clase media con riñonera, perrofláuticos procastinadores, eternos graduandos en vacuas artes de Primark. La juventud vuelta de rosca en la agonía de la desesperanza futurista y la connivencia capitalista.

domingo, 18 de agosto de 2019

Sapiosexual

Andréi Tarkovski. "Zérkalo". 1975



















«El erotismo es la capacidad de entender lo que no es entendible». Franco Berardo Bifo.

El corpus social suele demandar certezas culturales, todo lo que quede al abrigo de la pre-visión, lo esperado. La sorpresa escuece y aturde una percepción pre-establecida.
Jerarquía, proselitismo, privilegios de clase o formativos provocan que la educación establezca un camino de aprendizaje unívoco. Trayectoria perfectamente imbricada en los objetivos generales de la súper-estructura, desde la noche de los tiempos, alentada por una clásica perspectiva judeo-cristiana que penaliza la diferencia y por una maquinaria post-capitalista que reduce la alternativa a un capricho coyuntural consumible y, por tanto, deslavazada, desvestida de su propia esencia, singularidad.

domingo, 11 de agosto de 2019

Histopía

Jean-Luc Godard. “La chinoise”. 1967





















La Historia, más que escribirse, se imagina, sublima, reinventa y la sociedad parecer estar más de acuerdo con esa versión sesgada de los hechos que con una real aspiración de objetividad.
El espejismo o ilusión de una presunta objetividad queda en manos de unos pocos investigadores, capaces de abstraerse de sus propios pre-juicios, de caminar al margen de las presiones del gran grupo, conscientes de sus limitaciones. El resto del mundo queda abocado, pasivamente, a la admisión de lo que se quiera admitir.
La objetividad no existe, es una aspiración, una voluntad y la utilización del lenguaje ya trampea esa ilusión. No obstante, como tan futurible, es una única posibilidad de cierta iluminación que trascienda lo ilusorio. Iluminada ilusión de la ilustración.

"Una minoría en la línea revolucionaria correcta ya no es una minoría".

domingo, 4 de agosto de 2019

Mitomatosis

David Lynch. "Twin Peaks 4". 2017















«El trabajo de un hombre no es sino un lento camino hacia el re-descubrimiento de los rodeos del arte. Esas dos o tres magníficas y sencillas imágenes en cuya presencia abrió su corazón por primera vez». Albert Camus.

Hay lugares que quedan definidos por una serie de hitos corporales, verbales, visuales, musicales, artísticos. Efecto adherente sinestésico del testimonio. Escenas que han trascendido el tiempo para re-marcar las tres dimensiones, aparentemente asépticas, neutras. Un grupo de evidencias que Fisher encuadra dentro del concepto de lo “mítico”, como registros que superan la ficción artificial y se integran en lo físico, a modo de extra-componente biológico inseparable del hombre.
La experiencia y lo cultural ligados a la condición vital del ser humano. En eso reside su inefable valor y su principal privilegio frente a otras bestias del mundo natural. El poder de los episodios, de la historia y hasta de los sueños, de la narración que transmuta artificio por naturficio.

martes, 30 de julio de 2019

T_st_m_n__

Antonio D. Resurrección. “T_st_m_n__ #7”. 40 x 40 cm. Fotografía. 2019

"T_st_m_n__ recurre a imágenes de muros, pavimentos, piedras, ruinas y restos arqueológicos, vestigios de experiencias visuales encabalgadas en el tiempo. La piedra corresponde al muro, la muralla que impide trascender el espacio en el post-espacio. Sobre estas barreras, fragmentos desintegrados de manos re-presentando la escena alegórica perceptiva".
https://www.adresurreccion.com/003-series/la-disparition

"El tiempo hace de las cosas (obras artísticas, canciones, objetos), de las ideas y hasta de las propias experiencias, un corpus homogéneo que basa su unidad en formar parte de un pasado difícilmente reversible".
https://adresurreccion.blogspot.com/2016/09/aglomerado.html

jueves, 25 de julio de 2019

Agujeros

Rainer Werner Fassbinder. “Welt am Draht”. 1974




















«La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano». Friedrich Nietzsche.

No existe nada más estimulante que la auto-sugestión del pasado (como todo lo concerniente con lo “auto-self”), un efecto placebo implementador, como por arte de magia, de un mundo paralelo embocado a ser verosímil, de un hiperrealismo inmarcesible para el sujeto que lo experimenta. Como una suerte de alucinación negativa, los elementos accesorios, en razón a su inoportunismo, terminan por desaparecer del testamento provocado por el ejercicio de la memoria.
Un relato perforado en múltiples orificios, irregulares hendiduras que permiten filtrar destellos de información convenientemente sesgada, adulterada en el sentido y forma del constructo imaginante: cimentado en el ayer simulado, irreversible, imposible de verificar.
Lo aparente y lo oculto se fusionan dentro del inconsciente anegado de charcos, fragmentos de un discurso hecho trizas. Escritura automática.

domingo, 21 de julio de 2019

De-mente

Michelangelo Antonioni. “Il deserto rosso”. 1964















Resulta tan asombroso como escalofriante la ingente cantidad de personas (conocidas y desconocidas) que padecen trastornos sicológicos y patologías psiquiátricas. Más allá de las sico-geografías particulares, esto tendría que ser una llamada de atención para que el Estado, los agentes sociales, la sociedad y nosotros mismos, reflexionáramos sobre el tipo de comunidad que parece que estamos construyendo. El que está construyendo el mundo tecno-financiero post-capitalista, con nuestro connivencia, desinterés y pasividad.

Si como expresa Bifo, el futuro se decide “en la esfera psíquica, lingüística y tecnológica”, entonces, debe residir en nuestras manos una cuota de responsabilidad que tendríamos que rentabilizar al máximo. Recuperar la plena consciencia (percibir y reconocerse en la propia realidad), la consciencia extraviada, a pesar de las contraindicaciones: “estar-en-el-mundo”. Una suerte de Dasein como legítimos ciudadanos, todavía más como verdaderas y genuinas personas.

En las antípodas de ese compromiso estaría la evasión anestesiante a través de paraísos artificiales (recetados o auto-recetados) que lo único que posibilitan, en la mayoría de los casos, es el agravamiento de los traumas y el alienamiento, a cambio de destellos de una hipotecada y efímera felicidad impostada, post-dumb-verdad.

jueves, 18 de julio de 2019

El sonido y la furia

La caja del diablo. Comunicación audiovisual. Madrid. 2019
















"You have so many voices — so many voices that you don’t even share with everybody. Maybe your lover is the only lucky one to have heard a certain specific voice when you’re in a certain proximity. I was trying to explore that in this record". Lucrecia Dalt.

En el ambiguo terreno de lo compartido, los sonidos generados permanecen de alguna manera entrelazados sobre estructuras invisibles que inundan espacios, a través de grandes masas de ondas de trayectorias impredecibles, como archivos informáticos ocultos, invisibles a los oídos de propios y extraños.
Estos testimonios de lo vivido quedan superpuestos en capas estratificadas, desarrolladas en un presente eterno de indeterminada conclusión. Las sucesivas memorias de nuestras experiencias auditivas reposan almacenadas en una suerte de cápsula del tiempo, maceradas en su propio combustible fósil, preparadas para una perpetuidad de la que jamás disfrutaremos. Nunca volveremos a oírlas, al menos, en el mismo sentido y forma que les precedieron.

All other voices gone, only yours remains.

martes, 9 de julio de 2019

Macguffin Sun






























































Jean-Luc Godard. “Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution”. 1965

“This dream isn't feeling sweet
We're reeling through the midnight streets
And I've never felt more alone
It feels so scary, getting old”. Ella Marija Lani Yelich-O'Connor.

Aquí estoy, o eso parece, en mitad de una calle cuesta abajo, grasienta y ennegrecida, a contraluz de un sol implacable, admonitorio de lo que está por venir, de lo que se ha profetizado sin necesidad de grandes artes adivinatorias.
Aquí estoy, esa estilizada y fina silueta me sigue perteneciendo, o eso parece. Agigantada por el efecto de la perspectiva y de la altura del punto de vista, que no deja de ser una visualización tan divina como parcial de una realidad propia y ajena, ex-propia.
Aquí estoy, en medio de una calle, parado, ché, parado. Como una suerte de estatua de sal, incómoda a cualquiera que se atreva a-cercarse y por ello, necesaria, indispensable. Desafiante en su inmovilidad, altanera en su estatismo.
Aquí estoy, reencontrándome a mí mismo en un litoral otrora semi abandonado, distraído por los efectos de la anestesiante y perniciosa menoscracia sentimental.
Aquí estoy y creo interpretarme en este presente que huele a pasado, un déjà vu que me permite entrar en mi particular contorno y re-conocerme como el que soy. Yo mismo sin ser del todo el mismo. Más yo que él. O eso parece.

Here comes the sun. It's all right.

“La capitale du soleil
Est à l'image de nous-mêmes
Et dans l'asile de nos murs
Notre porte est celle des hommes”. Paul Eluard.

domingo, 30 de junio de 2019

El extraño dentro de mí

Agnès Varda












































«La Historia son las mentiras de los vencedores, pero también las mentiras con que se engañan a sí mismos los vencidos». Julian Barnes.

Espíritu de extrañeza. “I’m stranger here” de no correspondencia del que en ningún tramo de la vida se ha re-negado. El estar ajeno al mainstream ideológico (si todavía podemos convenir que las ideas forman parte de este idioteque-mundo-actual), de impostura colectiva, falsa asunción de lo socialmente correcto. Más allá de supercherías adolescentes y traumas sicológicos sobrevenidos.

Sentirse más extraño aún dentro de la cotidianidad doméstica, como si la rutina diaria reafirmara y delimitara, con suma precisión, el perfil de cotas alcanzadas. Un skyline repleto de heroicas conquistas y clamorosos fracasos.
La desorientación de la personificación de un intelecto “perdido”, abandonado entre un marasmo de previsibilidad vulgar (ética y estética): el monto del montón, mientras silba con orgullo una canción fuera de onda, desprovista del engatusamiento de lo "novedoso" pero dotada de un estribillo incuestionable, elocuente, enceguecedor. Se tiene o no se tiene.
La consciencia de percibirse ajeno a lo externo e inquebrantable en lo interno. Cuanto más aprendes, menos temes. La ultrafamiliaridad que te hace singular.