viernes, 13 de septiembre de 2019

Toxicosmos

Roman Polanski. “Repulsion”. 1965



















“True Love Will Find You in the End”.

El reversible mundo de la toxicidad, una generosa expansión de agentes perniciosos que alcanza abrigo en las (ajenas) zonas acomodadas y confortables de la sensatez, abriendo fisuras de incalculable coste emocional y efectos colaterales mentales. Sin víctima sana, lúcida y estable, la toxicidad se vuelve inocua, masturbatoria. Random Acts of Senseless Violence…

Lo negativo y pernicioso siempre ha gozado de sustanciosas condiciones de ventaja. Frente al difícil ejercicio de la cimentación, edificios edificantes, la populista y subyugante condición del mal. El antídoto, en las antípodas de la superchería esotérica, vendrá generado por la construcción cultural y la iluminación (libre de "iluminados") ilustrada. Como quiera que sea, del lado de la luz o del lado de lo infame, las afinidades electivas hablan sin mediar palabra, evocan el genocidio de los afectos. Culture for life, healthy life.


No hay comentarios: